Valor institucional del curso

Los valores institucionales son principios éticos sobre los que se asienta la cultura de nuestra Fundación, son los rasgos de nuestra personalidad que trascienden en nuestra forma de educar, evangelizar, comunicar...

Los valores FEC son 15: Vida y salvaguarda de la creación, unidad, alegría, servicio, respeto, sencillez, amor, perdón, confianza, sentido crítico, agradecimiento, esperanza, libertad, constancia y autoestima. 

En todos los Colegios FEC trabajamos cada curso -en todos los ámbitos, desde todas las áreas, a todos los niveles, desde una perspectiva pedagógica- uno de los valores institucionales de la Fundación. 

Este curso 2020-2021 el valor en torno al que nos vamos a organizar y desde el que vamos a evangelizar, educar, innovar, trabajar y celebrar juntos es el valor de la VIDA Y LA SALVAGUARDA DE LA CREACIÓN.  

 La vida (y la creación) como regalo de Dios, un regalo para ser contemplado, agradecido y celebrado. Pero también la vida como tarea y responsabilidad de los seres humanos, una tarea que nos compromete a aceptarla, a defenderla, a promoverla y cuidarla. 

Lema: ¡Cuídate, cuídalo, cuídale!

El lema elegido para acompañar la dinámica pedagógica y pastoral de los Colegios FEC es ¡Cuídate, cuídalo, cuídale! (Take care, take careo f it, of them!) con el que se quiere expresar el compromiso de nuestras comunidades educativas a favor de la vida y de todo lo que tiene que ver con ella, concretamente de la vida y de nuestro papel en el cuidado de la Creación. 

¡Cuídate! La primera expresión de nuestro lema es cuídate primero tú, atiéndete, consérvate, protégete. Cuida la vida que se te ha regalado, sólo tienes esa. Y hazlo como principio fundamental para todo lo demás. 

¡Cuídalo! En segundo lugar, además de cuidar de la propia vida, estamos llamados a cuidar de la Creación, de modo especial del Planeta Tierra en el que vivimos.¡Cuídalo! Es un grito, una invitación y una llamada a la responsabilidad personal y colectiva. 

¡Cuídale! En tercer lugar, además de cuidarnos a nosotros mismos y de cuidar el lugar en el que vivimos, estamos llamados a cuidar de los demás. Es una llamada para que recordemos a los otros que deben cuidarse, que es importante que se dediquen tiempo, que se relaciones, que no sean tan inflexibles consigo mismos, que se quieran y que apuesten por la vida. 

¡Cuídate, cuídalo, cuídale! toda una propuesta de vida y salvaguarda de la Creación para todos y para con todas. Toda una invitación a esa revolución de los cuidados que tanto necesitamos. 

Objetivo general

Favorecer en nuestros centros educativos el valor único e irrepetible de toda vida humana y propiciar la acogida, la promoción y el respeto por la vida como regalo de Dios, como motivo de agradecimiento, alabanza y compromiso con todo lo creado, promoviendo la asunción de nuestra responsabilidad y papel en el cuidado de toda la Creación.